AÑO NUEVO...














Ya está aquí, ya llegó, el temido 13... Cuando erais pequeños ¿cómo os imaginábais el siglo XXI? Yo todo lleno de platillos volantes. Pero vamos, que para lo que fueron los 70 en España, el iPad es como un platillo volante. Y, sin embargo, los niños se siguen divirtiendo igual, jugando a detectives. Eso sí, los walkies los han comprado en Amazon y les han llegado en 48 horas. Pero lo que viene a ser reírse, buscar cosas que se han perdido por la casa y hacer tiendas de campaña con mantas, eso, sigue siendo igual.
Cumplí casi todo. Nada de bragas rojas. Pero me peiné. Con rulos. Que tenía yo ganas de ponerme rulos. Y tomé uvas: en almíbar. Y retomé las uvas de Canarias: de gominola (asquerosas). Y hoy Europa entera está de resaca. Después de lanzar cohetes con mensajes obscenos escritos en los palitos (que habrán llegado a algún sitio y tendrán alucinando a algún alemán) me quedé más ancha que larga. Normal. Con la marcha de dulces que llevamos... Pero este año no me propongo adelgazar, eso es muy vulgar, pienso dejarme llevar donde el viento me lleve. Es mucho más cool... A ver si es posible que me lleve a Hawaii, que tengo unas ganas de ir, desde que George enviudó y se hizo con sus hijas...
No me hagáis mucho caso que estoy un poco de miniresaca, que yo el alcohol destilado lo dejé hace ya tiempo.
Trece, te estamos esperando con ganas. Ojito con lo que haces. Y, ya que estás, ¿podrías quitarnos de encima a esa panda de cretinos que nos gobiernan? Digo, porque no tengamos que volver al 72 y jugar a las tiendas machacando ladrillos... aunque, pensándolo mejor, bien feliz que fui.

,  

Comentarios