LA REBE




Conocí a Rebeca en un pasillo, cantando. Afortunadamente cantaba yo, porque a ella ya se lo dije un día: "Tú lo haces aposta, nadie canta así de mal!". Yo cantaba "Amooooooooooooooooor, amooooooooooooor! de Lolita. La cosa se torció, y acabé cantando "Liiiiiiiiiiiiibreeeeeeee" de Nino Bravo. Rebeca estaba doblando para que Yolanda pudiera hacer el especial conmigo, y salir así del día de la marmota de Gente. Así funcionan las cosas. Te dejan cambiar de programa como si te hicieran un favor, cuando en realidad vas a dejarte la vida, y un compañero tuyo tiene que dejarse la suya también... en fin.
Me pareció un gesto muy generoso, y, en cuanto pude, lo recompensé pidiéndole que se viniera a hacer la gala de Eurovisión, sí, la de las pelotas de John Cobra. Ella dijo sí, aunque nunca había cantado playbacks, pero todos hemos tenido una primera vez. En cuanto se incorporó, me quitó la copia de la planta del decorado que tenía se fue y me dijo: "¡Toma, te he hecho cuatro, porque como las vas a perder!", todo esto a un volumen sólo equiparable al mío. En ese momento pensé "Esta es, mi ayudante ideal". Alguien que te ficha en tres minutos y sabe de qué pie cojeas.
Con el tiempo hemos pasado de ser colegas a ser amigas. A Rebeca le confiaría a mi hija, aunque a ella no le haría ninguna gracia. En su teléfono la tiene como Tita Perra. Para mi hija, todas mis amigas son sus titas, pero las demás son mucho más complacientes y le perdonan todo. Rebeca le echa unas broncas del quince porque a veces se pone muy burra. Y, claro, a ella eso no le gusta nada, a ella le gusta que le digamos que es maravillosa y perfecta todo el rato. Pero bien que le ha encantado el armario para bisutería de la Tita Perra, ¡que está creando un monstruo!
Rebeca me ayudó a traer a un señor gordo muerto en forma de colchón de látex de 1,60, te hace un bizcocho en cuanto te das media vuelta, y prepara broches y tocados con la temática del programa que hagamos. Rebeca te hace la vida más fácil, porque cuando le pides algo, ya lo ha hecho y siempre con una sonrisa. Salvo cuando se rebota, que tiembla el mundo.
A Rebeca le llaman la pequeña Mazuecos, y no creo que sea muy bueno para ella, aunque me parece que ya venía así de fábrica, porque menuda debe ser la Rosario... pero esa es otra historia.

Comentarios

  1. ¿ De que color tiene los ojos Rebeca ?. Nadie que trabaje con ella lo sabe,nadie con dos cojones y al que le gusten las mujere ha logrado levantar tanto la mirada en su presencia,bueno,en presencia de se escote...

    ResponderEliminar
  2. son color avellana que yo lo se

    ResponderEliminar

Publicar un comentario