EL HORROR DE LA BODA DE MI AMIGA
















Empecemos con el título. ¿No existía ya "La boda de mi mejor amigo"? No es que fuera la película del mundo mundial, pero sólo por las secuencias de Rupert Everett (¿por qué los más guapos tienen que ser gays, joder?) merece la pena verla. ¿Quién demonios traduce los títulos? ¿Han pretendido confundir intencionadamente? Hay traducción exacta para el título ("Brides Maids"): "Damas de Honor", si quieres adornarlo: "Damas Taradas", "Cinco bobas preparan boda", "Boda de piradas"... La verdad es que la promoción no engañaba: Del productor de "Supersalidos" y "Virgen a los 40", ¡TOMA YA!. Si ya lo decía Fernando Gamero: "con ésa promoción, ¡para qué queremos más! ¡vamos todos al sagrario!" (no dijo eso exactamente pero podría haberlo dicho).
Pero yo, a pesar de tener una gran intuición para saber de antemano si una peli me va a gustar o no (no me preguntéis cómo lo sé, de la misma forma que me pierdo hasta en el portal de mi casa, es un don), soy bastante pava y a veces me fío de los comentarios y, claro, me agarro unos rebotes del quince.
Debo establecer ciertas premisas de antemano. A mí el humor caca-culo-pedo-pis no me hace mucha gracia. El polla-polla-polla, semen-semen, porrito-porrito, tampoco. Y menos pasado por el prisma americano de quiero y no puedo, desparramo, pero sin pasarme.
Kristen Wiig me parece una payasa de primera, dándole a payasa el mejor de los sentidos. Me encantan sus parodias en el Saturday Night Live. Pero alargar lo que podría haber sido un sketch de dos minutos a dos horas, recurriendo a DIARREAS???!!!! ¡Por favor!
De todos modos debe molar escribirte tus propias chorradas para mayor gloria de tu propio histrionismo, que te lo permitan y remates pegando un taquillazo, que me hace pensar un montón sobre el futuro del ser humano como especie.
Bueno, fue un fin de fiesta de cumpleaños nada brillante. Lo único bueno es que mi hija se partía de risa... pero claro, mi hija va a hacer 11 años, está en la edad del caca-culo-pedo-pis. Teniendo en cuenta que la llevé por error a ver "Matrimonio Compulsivo" con 7 años... Recuerdo que abría los ojos como platos y a los dos minutos me dijo: "Jo, mamá, estoy aprendiendo un montón de tacos". Yo no sabía dónde meterme, pero pensé que para ella es mucho más dañina la violencia que el sexo, así que aguanté estoicamente como si no pasara nada, incluso cuando apareció un primer plano de pubis a toda pantalla, con aspecto setentero (imaginad una cabeza rubia del pequeño Michael Jackson) que, de repente, dejaba ver el piercing del clítoris... Le dije: "cariño, no le digas a papá que hemos visto esto porque me quitan la custodia". Y ella muy seria asentía sin apartar la mirada.
En fin, Novios del Mundo, que si habéis decidido ceder un poco y darle el gusto a vuestras novias de ver una peli de chicas, no empecéis por esta porque vais a tener una bronca de cojones... o no!

Comentarios

  1. Ya está. Que de ser necesario te puedes buscar la vida como crítica de cine. Te va de maravilla. Bueno, a lo mejor acortamos la lista si enumeramos las tareas con las que no podrías. Felicitaciones a tu hija por la madre que tiene. Estoy seguro que su vida es envidiada por sus compañeras de cole. ¿O nó?

    ResponderEliminar
  2. Me voy a hacer una recopilación de tus comentarios para cuando me levanto con el día tonto... eres único subiendo el ego a una señora de mediana edad (fíjate que el subconsciente me decía chica todavía!).
    Efectivamente, las compañeras de mi hija creen que molo, aunque a veces soy demasiado incluso para ellas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, lo del atropello no era autobiográfico, ¿no?

    ResponderEliminar
  4. Era el único final posible ya que Silvia ha vuelto a vivir en pareja. ¡¡Gracias por tu tiempo!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario