THOR PATAKY
















Definitvamente, Kenneth Branagh debería volver con Emma Thompson. Está muy pesado desde que da rienda suelta a su obsesión por Shakespeare. Pero, claro, una cosa es beber de la fuente original, y otra intentar dar nivel de literatura de verdad a un videojuego protagonizado por un madelman de carne que saca la voz, dios sabe de dónde.
Por cierto, me reafirmo ¡ODIO EL 3D! ¡James Cameron, deja de malmeter! Comprendo que te viene fenomenal porque debes estar podrido de pasta desde que hundiste aquél coñazo de barco, pero a mí no me engañas. Esta especie de aborto tecnológico que te hace parecer un gafapasta en la penumbra no justifica el gasto extra ni hace que vaya más gente a los cines. Si hubiera podido elegir habría ido a ver Thor en 2D. Y sólo por el morbo que me provoca ver al Sr. Pataky, que está tan bueno como su señora (aunque sospecho que algunos planos están photoshopeados) y es tan pésimo actor como ella. No me puedo imaginar sus conversaciones íntimas (¡Cariño, intenta sacar un poco más de biceps cuando me abrazas, porque así afinas mucho más mi cintura!) Y ¿quién os ha dicho que embadurnando a un tío con Camomila Intea parece nórdico? Anthony Hopkins puede darle dignidad hasta a un culebrón, pero esto es demasiado incluso para él.
Y permitidme que vuelva al tema del 3D ¿nadie más se ha dado cuenta de que los personajes cambian continuamente de tamaño según el plano? Por favor, hasta que se pueda integrar al espectador en la historia, que es el único fin que le puedo ver al tema, sed tan amables de evitarme ese aborto de la naturaleza que es incomodísimo además de antiestético.
Total, que considero el dinero de la entrada absolutamente malgastado, y no me salí del cine porque va contra mis principios; y que Natalie Portman es enorme aunque mida 1,60 y lo mismo te la crees de bailarina obsesa, que de científica loca por un tío inverosímil o de doctora que practica sexo sin compromiso. Pero eso es otro capítulo.

Comentarios