TELÓN Y CUENTA NUEVA








El viernes se presentaba el cierre de una aventura de tres capítulos. "Telón" pone fin a una trilogía. ¡Que se dice pronto! Trilogía suena a algo realmente grande, y lo es. Cualquiera que intente escribir cualquier cosa, una carta, un post, un capítulo... sabe lo que cuesta. No me puedo imaginar pensar en una novela... dos... tres! Abel, a primera vista, es un showman. A segunda también. Tiene una capacidad infinita para hacer reír a la gente. Eso está muy bien para el espíritu y fatal para las patas de gallo. Pero además de ser un payaso semiprofesional tiene el corazón más grande que la nariz. Y, por eso, el otro día el acto de presentación de su libro estaba petao. Porque toda la gente que él quiere, y que le quiere bien estaba allí. Bueno, toda no, habría necesitado un sitio muy grande. Yo había calculado llegar a mitad de acto, pero la cosa se torció. Daniel llegó a mi vida a través de Abel. Cuando empecé con este Blog, Abel se lo recomendó a sus lectores, y eso es como si de repente te ponen un anuncio gratuito en la MTV, porque tiene chorrocientos mil lectores. Uno de ellos empezó a leerme, luego a escribirme y ahora mismo está durmiendo como un cesto en mi casa. El destino ha querido que decidiera venir a conocerme justo este fin de semana antes de saber que se presentaba el fin de la aventura de Abel. Así que, de una forma extraña, se cierra el círculo. Como las compañías aéreas son como son, llegó con retraso y nos perdimos la presentación, pero no la fiesta. Nos encontramos en un bar. Y aquello parecía el muro de Abel, pero en 3D. Estaba su Mariliendres. Sí, señores Vanessa la Principessa. Vanessa es el personaje más divertido que he conocido yo en años. Si creen que Abel le pone literatura a sus comentarios del Hola están completamente equivocados. Vanessa es una niña de 10 años en el cuerpo de un megapibón, tiene la espontaneidad que todos hemos ido dejando poco a poco en el camino, y una energía que se le sale por los ojos. A parte de un estilazo, que se pone una mopa de falda y marca tendencia.
También estaba Alberto, el Pacificador. Alberto es tan buena gente, que no puede soportar que exista un conflicto en mil metros a la redonda.
Así que, un grupo bien hetero-géneo salimos a celebrar que nuestro amigo tiene un par y termina lo que empieza, y le reeditan. Hacía mucho que no me reía tanto, tanto rato. Así que, gracias a todos.
Abel, tienes un máximo de cuatro meses para presentar otro libro.

Comentarios

  1. Emocionado, agradecido y con agujetas en la mandíbula os doy las gracias, amigos. Ana, venir ha sido la mejor idea que he tenido en ańos. Mil besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario