QUERIDOS REYES MAGOS:










Este año he sido bastante buena... ¡bueno, vale! He intentado ser bastante buena. Casi no me he enfadado, pero es que, ponéis una ristra de cretinos de tal calibre, que sólo Job pasa la prueba, que debe tener la choza llena de juguetes. Yo he procurado alegrar la vida a los que me quedan más cerca, y lo he conseguido muchas veces. Además estoy llevando esta preadolescencia anticipada que me estáis mandando con auténtica resignación cristiana agnóstica, así que creo que me merezco alguna gracia por vuestra parte.
Me gustaría que me consiguierais un amante con agenda compatible con la mía, gran sentido del humor y, por qué no, ya puestos a pedir, un físico envidiable. También me gustaría cambiar de coche a finales de año, así os dejo ir cumpliendo otros deseos, que no se trata de acapararlo todo. Necesito un gran saco de paciencia para no asesinar a mi hija antes de que alcance la mayoría de edad, o en su defecto, unas pastillitas que me duerman, pero me hagan parecer despierta. Y como todo no es pedir, os regalo a cambio unos cuantos sacos de grasa que me sobran y podéis utilizar para hacer jabón de tocador, que sé que os gusta reciclar.
En cuanto a la salud, si me pudiera quitar la maldita pastillita sería muy feliz, yo, por mi parte, prometo hacer lo posible, que llevo todas las navidades con dos cervezas, y estando justo aquí, no me digáis que no tiene mérito.
En fin, nada más, no hay que ser egoísta, a la buena gente que conozco, y a la que no, hacedla feliz. Y a la mala gente, si podéis, les dais un paseo por el globo esta misma noche, y hacéis como que se caen en Groenlandia a ver si se comen entre ellos y nos dejan vivir a los demás.
Un beso muy fuerte a los tres, aunque mi favorito siempre ha sido Baltasar, que me encantan los United Colors of Beneton.

Comentarios