BORRÓN Y CUENTA NUEVA
















Yo soy muy de listas. Me gustan más las listas que a un tonto un lápiz (alguna vez alguien debería explicarme cómo se sabe que a los tontos les gustan los lápices). Pero este año no he hecho ninguna lista de propósitos. Supongo que puedo tirar de la del año pasado, porque la mitad no los he cumplido. Pero, ojo, que no me hago mala sangre. Ya me he acostumbrado a mí misma. Por ejemplo, antes, cuando me perdía, me ponía fatal. Ahora lo he asumido. Yo soy un punto en el Universo, y hay tantas coordenadas, que para qué andar averiguando... siempre hay algún alma caritativa que te devuelve a la senda del bien. Tuve un GPS, pero discutía permanentemente con la señora, y, además, desapareció, y he desistido de volver a comprarme otro. Ahora, cuando tengo que ir a algún sitio (no tiene por qué ser nuevo), me meto en google maps, imprimo el mapa y me lo dejo en la impresora. That´s me!
Así que, de momento, voy a estar pibón, pibón para el verano, a ver si así me quitan la puta pastilla de la tensión que me tiene engangrená. No por nada. A mí me gusta tomarme pastillas, de hecho tomo mogollón de pastillas de hierbas. Pero me jode que certifiquen mi decrepitud. Claro que tendré que volver al médico estupendo de cabecera que he encontrado y preguntarle, cómo es posible que mi amiga Gemma, que esa sí que está pibón, pibón, tenga que tomarse también la pastilla... A ver si ahora me van a hacer renunciar a uno de los pocos placeres que me quedan pá ná.
Pues eso, que me voy a concentrar en mi aspecto, porque, como dije un día, quiero estar maciza y hueca. Las huecas no tienen problemas de conciencia ni de nada que no sea contar calorías. Sé que voy a tener que hacer un gran esfuerzo, pero... ¡¡¡A Dios pongo por testigo, que no volveré a pensar profundamente sobre ningún tema de interés!!!!!
Bueno, y aparte de eso, un par de objetivos de mi antiguo yo, el que pensaba: No hacer nada que no quiera hacer y no postergar ninguna llamada. Así que, ¡atenta la compañía!: Todos aquellos que hace mucho que no saben de mí, que se vayan preparando. En cuanto vuelva, empiezo a llamar sin medida, como hago todo en mi vida.
Muy Feliz Año a todos! En lo que me toque, intentaré que así sea (sobre todo con mis víctimas).

Comentarios

  1. Ana, ¡¡ Feliz año 2011 ! ! ………..Y yo también quiero estar maciza ¡!!! Besos, Vega

    ResponderEliminar

Publicar un comentario