BABEL


















Como todo va tan bien y tenemos un montón de pasta ahorrada en las arcas del Estado, ahora se nos ocurre la genial idea de poner un sistema de traducción simultánea entre un montón de parásitos que hablan el mismo idioma. Es decir, que empezamos a buscar de dónde recortar, y nos parece la mejor opción eliminar las ayudas sociales, congelar las pensiones, postergar la edad de jubilación y subvencionar a los Bancos que previamente nos han llevado a la ruina. Cool! No sólo no nos cargamos el Senado, que me parece un lugar inútil más en el que practicar el absentismo laboral, sino que les ponemos un sistema de comunicaciones (que costará una pasta a todos los españoles, catalanes, vascos, gallegos, andaluces...) con sus traductores de dos piernas. Y mi pregunta es: ¿cuántos traductores harán falta? ¿se traducirá de todas a todas las lenguas? ¿incluyendo el bable, el andaluz cerrao, el extremeño profundo? ¿el traductor de catalán, valenciano y mallorquín será el mismo ?
¡Por favor!, media humanidad aprendiendo castellano, y estas personas que, se supone, lo dominan, nos hacen invertir dinero público para permitirse el lujo de hablar en su lengua de origen, cuando pueden hacerlo tranquilamente el resto del tiempo. ¿No consideran suficiente que los niños de las distintas autonomías tengan una formación radicalmente diferente? El futuro calibrará el tamaño del desastre cultural que estamos gestando con este sistema educativo de la señorita Pepis que hace que nuestros críos pasen de puntillas por temas básicos sobre los que debería sustentarse su formación posterior. Menos mal que existe Internet, y al final, todos acuden a las mismas fuentes: la Wikipedia. Estamos perdidos.
En fin, que si yo me quiero jubilar a los 65 tengo que haber cotizado 38 años y medio, y ellos si se pasan diez años vagueando en el escaño, se aseguran un 100% de su sueldo para toda la vida, como diría Raquel del Rosario. Lo que no sé es cómo no nos echamos a la calle a decirles cuatro cosas.
Y las elecciones al caer. Y yo sin nadie a quien votar. Y la población aletargada. Y la extrema derecha acechando... ¡La que se avecina! (ése también está en los juzgados).

Comentarios

  1. Senyora Mazuecos;

    está usted muy beligerante en sus escritos lately... fúmese un cigarrito de la risa, échese una siesta y dedíquese a la vida complentativa, sin dejar de pensar que las barricadas están olvidadas por este ritmo de vida que nos obliga a desaparecer como personas y trabajar como si no hubiera un manyana.

    Yo, que he tenido que "padecer" esa educación bilingüe, donde más importa lo bien que escribes en un idioma minoritario (sorry), que lo que escribes... yo, que en la carrera de periodismo hice una sentada (solo y ridículo) al oír que los profesores querían establecer los exámenes tipo test (I BEG YOUR PARDON????). Yo, ya me di por vencido.

    Solo queda pensar que algunos somos extraterrestres... y esos pocos, nos tenemos que juntar y hacer pinya, porque estamos desapareciendo.

    Nos vemos en Madrid.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario