COME, REZA... Y ECHA ALGÚN POLVO












Agradable sorpresa. Esperaba que fuera un tostón insoportable, y sin embargo me ha provocado sensaciones agradables. Tengo la teoría de que la satisfacción que te produce una película es inversamente proporcional a las expectativas previas.
No es que tenga nada sorprendente, desde que empieza sabes que habrá un Hollywood ending, y como el marketing es un horror, tienes demasiados datos y sabes quién será el afortunado que se lleve a Julia al huerto. Pero el destino no es siempre lo más interesante. A veces es mejor el propio viaje. Y el viaje de Julia Roberts hacia sí misma pasa por lugares comunes. Y hablo de lugares físicos. El rollo del dolor por las rupturas, afortunadamente, lo tengo muy olvidado. Su paso por Roma me ha traído olores, sabores, plazas, fuentes. A los españoles no nos van a descubrir que comer es más que comer. Igual a algún sueco le viene bien, pero nosotros sabemos mucho de comidas de diez platos, sobremesa y siesta. La parte de la India me la imagino. Por la gente que ha ido y me lo ha contado, por otras pelis, por mi incursión en el yoga... Y de Bali me acordaba perfectamente, y mira que han pasado veinte años, pero esos atardeceres no se olvidan fácilmente. En Kuta pasé uno de los mejores veranos del mundo mundial. El hotel en el que estuve era como el de la Roberts. Te duchabas viendo las estrellas sobre tu cabeza por la noche, porque el baño estaba en el jardín-recibidor-salón y no tenía paredes hasta el techo. Justamente la temporada previa a ése verano había trabajado con Javier Bardem. Él empezaba, tenía veinte añitos recién cumplidos, y era un tío superdulce detrás de esa apariencia de camionero yugoslavo, que daba unos abrazazos de los que no te daban ganas de salir nunca. Y en esta película, no sé si por la otra película que me monto yo en mi propia cabeza, su expresión es la de entonces, la de un buen tío capaz de emocionarse y llorar sin perder la hombría. Lo que no entiendo mucho es por qué se empeñan en darle eye-liner en los ojos. Ya sabemos que los tiene un poco saltones, pero con el lápiz sólo consiguen ojos saltones con raya negra.
Julia está estupenda, y mira que no es santo de mi devoción, pero o se lo ha pasado en grande conociendo gente, o es una maravillosa actriz. Todavía no lo he decidido.
Lo que falta es un poco de sexo. Por favor, un tío que no ha follado en 10 años y un pibón con 6 meses de abstinencia y no nos dejan ver ni una semitransparencia... ¡estos americanos!

Comentarios

  1. Te iva a hacer un comentario sobre la peli,pero me quedo largo y luego me regañas ,asi que te lo mando a ti....¡¡¡ La peli es una puta mierda !!!!.
    Dos cosas,me aburri menos con Pippa Lee y si a Bardem el yankylandia le ven como a un seximbol brasileiro¡¡ apañado va !!!.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto,si Banderas esta infame en la ultima de Allen,¿ Bardem en esta ,esta... ?,porque lo de machote sensible y lloron,joder esta bien para ligar un dia,pero toda la peli...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario