HUELGA GENERAL... ¿VOY?















Hoy es 27, la Huelga General es el 29, y os aseguro que no sé qué voy a hacer. Para mí sería la tercera del año, y llegados a este punto tengo tal cabreo porque me tomen por gilipollas, que no sé si salir a la calle a quemar contenedores (que por otra parte, es algo que la población debería llevar haciendo varios meses); ir a trabajar sólo por joder a los sindicatos mayoritarios; hacer huelga, pero quedarme en casa haciendo limpieza general; invadir el correo electrónico de Moncloa con mensajes incendiarios... En fin.
No me entendáis mal, no es que no haya razones para una Huelga General, las hay. Pero las hay hace mucho. Que los principales sindicatos sean hermanos de leche de partidos políticos, para los trabajadores es un putadón de órdago. No es que les vaya a presuponer la mala intención, vamos a ser buenos, pero, en el mejor de los casos, son como las madrazas con sus hijos revoltosos, que mientras no ocurre nada muy grave disculpan sus pequeñas trastadas. Hasta que un día, jugando, jugando, le prenden fuego a la alfombra del salón, y ¡hasta aquí hemos llegado, Pepito!. A ver, señora, usted debió darle un buen mamporro a Pepito cuando le tiró de las trenzas a la vecinita del cuarto, o cuando tiró porquerías a la ropa tendida de la ventana de abajo. Vamos, que se veía venir de lejos. ¿Por qué ahora? ¿Por qué programada con tantísimo tiempo, cuando la gente está desanimada, harta, a punto de tirar la toalla? ¿Por qué el Gobierno dice que entiende la Huelga aunque no puede hacer otra cosa más que tomar estas medidas, tan alejadas de sus principios? ¿UGT y CC.OOO. quieren realmente que vayamos a la Huelga, o es su obligación convocarla? ¿Por qué están tan contentos en la CEOE con el Real Decreto? ¿Cómo es posible que presida la CEOE una persona que ha conseguido llevar a la quiebra a una empresa como MARSANS, fundada en 1910?... ¡Uy, me estoy desviando!
El Decretazo del Gobierno se ha cagado en cientos de años de sindicalismo. En resumen, hemos llegado al punto de partida. Estamos a un paso de tener que ir cada día a las puertas de las empresas a ver si hay suerte y podemos trabajar aunque sea una jornada al precio que ellos digan, porque habrá dos mil desheredados más, con familias hambrientas en sus casas, dispuestos a trabajar por cantidades insultantes. Después de tantas huelgas, de tantos represaliados, de tantos presos políticos por ser sindicalistas, de tanta penuria... Después de tanto sacrificio, bajo el mandato del Partido Socialista OBRERO Español, volvemos a la esclavitud, al despido subvencionado, al empleo precario. Y, a todo esto, ¿qué ha pasado con el dinero público que se llevaron personas juzgadas y condenadas por ello? Perdonad mi ignorancia, pero ¿se ha recuperado ése dinero, o les ha esperado plácidamente criando en paraísos fiscales?
Hay mil razones para hacer Huelga General, pero no sé si son las mismas que lleva cada uno de los dirigentes sindicales en lo más íntimo de su pensamiento.
En resumen, todavía no sé qué voy a hacer. Quizá mañana...

Comentarios

  1. Como siempre, Ana, tu sapiencia brilla. El problema no es que no haya razones par ir a la huelga, sino que esta huelga es demasiado impostada para ser real. Una mentira más.

    ResponderEliminar
  2. ANA, SOLO TIENES QUE VOLVER A LEER TU PROPIO TEXTO PARA SABER LO QUE TIENES QUE HACER...ESCRIBES AUN MEJOR QUE HACES LAS TARTAS DE ZANAHORIA...Y YA ES DECIR

    ResponderEliminar
  3. Está claro que la huelga solo tiene un fin, mejorar la imagen devaluada de los sindicatos.
    Para que habrá servido? Para nada, solo para que los piquetes jodan negocios, que en muchos casos son llevados por autónomos, para que muchos trabajadores hayan perdido unos 150 euros de media este mes y para que Toxo y Méndez salgan por televisión.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario