SEXO, AMIGAS Y LUJO ORIENTAL


Por fin Laura consiguió llevarme a ver Sex and the City 2. Yo tenía cierta prevención porque, a pesar de ser fan de esa serie que odian todos los tíos hetero que conozco, la primera peli me pareció un horror. Y luego está La Columna de Abel, que se dedicó el tío a recopilar todo tipo de críticas horribles en prensa americana (que no es nadie el señor Arana con los idiomas). En cualquier caso, yo sabía que iría, lo que pasa es que pensaba ir borracha para sobrellevarlo mejor. Pero no me hizo falta. Y es que eso suele pasar, cuando alguien te habla muy muy bien de una película, rara vez te gusta, porque tus expectativas son altísimas. Pero cuando esperas un truño del 15, a poco que se hayan esforzado, les das un aprobadillo. Y os digo una cosa, sólo por ver a Liza Minnelli emulando a Beyoncé, merece la pena. Se han recuperado los personajes de la serie
, que desaparecieron totalmente en la primera entrega, y han evolucionado y madurado. Ahora se preocupan por problemas más de su edad, han dejado de ser tardo-adolescentes, para convertirse en mujeres de verdad. Eso no les impide ir como top models en la semana de la moda de New York a la kashba, pero, ¡qué demonios! Sexo en Nueva York es una gigantesca broma, llena de glamour, que se ríe de ellas, de ellos, de gays, de geishas, de políticos que se mean encima, de actores porno metidos a poetas, de los urbanitas neoyorkinos, de los workadicts californianos... Y el que no tenga humor para entenderlo no debe ver la serie, ni todas las películas que surjan de ella. Y sí, señores, hablamos de vosotros, de cómo lo hacéis, con cuánta frecuencia, con quién, qué hacéis antes, durante y después. Una vez alguien me contó (y os juro que no recuerdo quién) que su novio, antes de hacerlo, se preparaba un bocadillo de jamón y lo dejaba en la mesilla, para devorarlo justo después. Si esto aparece en la serie, la gente diría que vaya pasote que se han pegado los guionistas, y es real, y puramente español.
Lo único que no veo yo muy claro es que, con lo poco que trabajan estas chicas, de dónde sacan, pá tanto como destacan. Porque mis amigas periodistas free lance no podrían ir de Chanel y Blahnik, aunque no ingirieran alimento alguno. Sin embargo, si sustituimos la cafetería chic por un bar de tapas, nos podéis encontrar hablando de nuestros actuales, ex y futuros. Eso sí, a gritos e interrumpiéndonos continuamente, como debe ser.

Comentarios

  1. Como debe ser, Samantha, que tiemble Abu Dabi!!
    Love you as usual,la neurñotica Carrie del Paseo de los Melancólicos, que es casi como la quinta avenida...

    ResponderEliminar
  2. Aquí otro que no quiere ni oir hablar de esa serie xD Está claramente diseñada para mujeres.
    Sí que me gustaría ver a Liza Minelli cantando y bailando Single Ladies, no te voy a engañar, pero el resto... abuff
    Igualmente, me alegro que te lo pasaras tan bien.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. Lo del bocadillo me deja un poco sorprendido pero me gustaria conocer la tiarrona que te lo dijo. tiarrona tiene que ser que el pobrecito termina hecho un fideo y para no dejar nada a mitad de camino hace un "refill" de energia antes de empezar y despues de termina por si a caso le bajara la presion! REN SN

    ResponderEliminar
  4. El señor Arana cuando coge a alguien de lado, no lo suelta, como perro de presa, pero tiene su corazoncito y sé el motivo de tanta tirria a su "pequeño pony" y a "soy lerda 2". Sin embargo, debajo de todo ese oropel, que tanto nos gusta, las historias que cuentas son símbolos de problemas reales y más simples, sólo que si lo vemos retratados como el día a día no sería nada divertido. Cuando la serie comenzó a tratar a sus protagonistas con vida propia y no sólo de sexo con éste o aquél, cobró vida para mí, y aunque mi favorita será por siempre Samantha (for ever) todas aportan algo a una serie que mereció mucho la pena (otra cosa son las películas.)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario