NOVELA EN CINCO DÍAS. DÍA 1: LA CAÍDA


Miércoles 2 de junio de 2010.


Los colegios empiezan con horario de mañana. Una forma más de estresar a las familias monoparentales, porque entre dos parece que la cosa se reparte, pero cuando estás sola todo el movidón recae directamente sobre ti. No quiero ni pensar en la gente que tiene a sus padres en otra ciudad, o que ya no los tiene. Yo, afortunadamente, puedo contar con ellos en el apoyo logístico sin el que sería imposible criar al monstruo que tengo por hija.
En principio yo podía utilizar la pausa de la comida para ir por la niña, llevarla a casa de los abuelos y volver a Prado, justo para salir pitando hacia Arganda, ese enorme erial que se convertirá en la jaima del Rock... o así. Pero, casualidades de la vida, llama su padre para decir que puede ir él, y, como eso no pasa muy a menudo, y a la niña le encanta recibir sorpresas, digo: vale, ve por ella. Así que quedo con Laura para comer, que está currando circunstancialmente en Pozuelo, en medio de otro erial, al que no consigo entender cómo llegar ni en Google maps. Por lo que quedamos en un McDonalds, fácil de encontrar (como para no ver la M gigante subida en un poste gigante en medio de la nada gigante)... y ahí empieza la tragedia. Aparco en un descampadito, llega Laura. ¿Por qué no lo pones ahí que acaba de salir uno? No hace falta, pero bueno.
Entramos, colón, mira un poste con un terminal para hacer pedidos on line y recoger sin esperar, ¡qué guay!, hamburguesa, cerveza, mediano, mediana, ya está!
Jaja, jiji, ¿heladito? ¡hecho! Venga, te llevo, yo también tengo prisa, que a las 4 sale la ruta para Arganda. ¡Aaaaahhhh! ¡Mierda, mierda, mierda, esguince, mierda! Tía, yo no conduzco. Vamos antes de que se enfríe.
Prado, gabinete: es que, claro, te conviene perder peso. Y a ti morderte la lengua. A la clínica. Igual es una fisura, te voy a mirar por rayos. ¡No, por favor! No, sólo esguince. ¿Pero puedo trabajar sentada? ¡Ni de coña! Si te quedas quieta, pierna en alto y con hielo, el lunes empiezas la rehabilitación. ¿Hielo? ¡Por favor! ¡Yo soy una profesional del esguince! tengo dos bolsas de calor/frío de gel azul, muletas, vendas, tobilleras...
Viene Laura a hacerme la cena y montan el cirio pascual las dos en la cocina. Se preparan para Miley Cyrus el domingo.
Y yo, aquí, ¡tirada como una perra! Me subo por las paredes... pero sólo en mi imaginación.

Gracias por las llamadas.

Comentarios

  1. Voy a pasar por alto la frase incriminatoria "llega Laura. ¿Por qué no lo pones ahí que acaba de salir uno? No hace falta, pero bueno." porque cuando esta novela se publique quiero el 36% de los beneficios!!

    ResponderEliminar
  2. "Y yo, aquí, ¡tirada como una perra! Me subo por las paredes... pero sólo en mi imaginación."

    Grande, Mazuecos!

    Que te mejores!

    Dani

    ResponderEliminar
  3. Y todo esto para ir a un McDonald???????????La vida deja muchos mensajes que interpretar......REN SN

    ResponderEliminar
  4. Y todo esto para ir a comer en un MacDonald? La vida entrega muchos mensajes que de vez en cuando hay que saber y querer interpretar .......REN SN

    ResponderEliminar

Publicar un comentario