LA MALDICIÓN DE ROCK IN RIO












Primero fui yo, pero sólo he sido la primera víctima de una larga lista de lisiados.
Después de un año bastante soso, se me presentaba la posibilidad de algo más movidito. Tenía varios alicientes: el equipo (salvo excepciones), el tema (salvo excepciones), directo, con posibilidad de improvisación... Y justo cuando iba a empezar, después de haber dado el coñazo al jefe de la que iba a ser mi unidad, meto la pata hasta la rodilla en un bache y me quedo tirada como un trapo. Pero no he sido la única, aunque sí la peor parada. El sábado me cuenta la realizadora de la unidad de conciertos, que se ha pegado un piñazo en Torrespaña y le han vendado allí mismo, en Rock in Rio. Hasta ahí bien. Pero ése mismo día se cae de narices (literalmente) Sarita, la enviada de la web, entrando en el recinto, y se hace un megahuevo en la frente, se desolla la nariz y le sale un hematoma del quince en el muslo. El supuesto director de la retransmisión, se da una castaña con el coche la noche de ése mismo sábado volviendo del filmete (bueno, volviendo.... a las seis de la mañana de algún otro sitio volvería) esquivando a un peatón, y se queda sin coche. Y hoy, me llama mi jefa para asegurarse de que he vaciado mi congelador de gente, porque el coche de producción ha tenido un accidente yendo a un rodaje. Parece ser que los daños han sido sólo materiales. Pero yo me pregunto: ¿Quién coño es el gafe?
Tengo mi propia teoría al respecto, pero, bien sabe dios que no abriré la boca.
Éso que véis ahí arriba, es el set que comparten, durante casi cinco horas, la presentadora, regidora, cámaras, iluminación, atrezzo, invitados...
Y ésto:



el stand que ha montado la Corporación para albergar a los directivos y sus familias durante los conciertos, con bebida y comida gratis, camareros, y una amplia terraza desde la que no hay que aguantar pisotones para observar babeantes el contoneo de Miley Cyrus.
Las malas lenguas dicen que ha costado 80.000 euros, pero yo me niego a creérmelo. Sobre todo porque más de una vez me ha tocado invitar a agua mineral a algún participante en mis programas. Y es que ahora, para dar agua a las personas que aguantan el calorazo de los aparatos en un plató, a cambio, normalmente, de 0 euros, hay que llamar a Relaciones Públicas, para que te digan si la persona en cuestión es lo suficientemente importante para que le demos de beber durante las grabaciones, o, por el contrario, no es nadie, y debe pagarse su propia agua.
Como diría Rebeca: ¡Qué fueeeeeeeeeeerte!

Comentarios

  1. Pues sí que es fuerte, sí... Y yo me pregunto: ¿no les da vergüenza ni tienen remordimientos por las noches?

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué asco de empresa!

    ResponderEliminar
  3. la verguenza no la conocen ni por una postal.asi se derrumbe el stand con todos los mamones dentro y si no haber si les da una diarrea que no se puedan mover de la taza en un mes.

    ResponderEliminar
  4. No, que asco de empresa no. Esta empresa siempre fué una madre para todos nosotros, buenos y no tan buenos. El asco es la gentuza que nos han colocado para dirigirla, bueno para hacer que la dirigen. Recupérate Ana.

    ResponderEliminar
  5. Es asquerosamente indecente...
    Volvemos a estar a finales del siglo XIX, y ni los ordenadores, ni tantas revoluciones, ni tantas líneas de pensamiento..., han servido para cambiar la mierda de dirigentes y personas ejecutivas, que no ven más allá de sus zapatos (algunos ni ven más allá de su corbata). Corruptos de mierda...

    ResponderEliminar
  6. Y encima están orgullosos de lo bien que lo hacen y de lo que están ahorrando a la empresa…a costa de los de siempre, claro. (Este comportamiento de trabajo lo pueden incluir en el nuevo “Libro de Estilo de la Corporación”)
    Lo malo de todo esto, es que están apoyados por algunos “compañeros” nuestro de toda la vida…en TVE. Todo para mantener su gran cuota de PLUS.

    Fdo.: Viéndolas venir

    ResponderEliminar
  7. Bendita sea la ignorancia!!! cuántas más cosas sabes más mala leche te entra y así no hay quien tenga una vida zen.
    A ver cuando me voy a las montañas que allí los gafes con barba por lo menos no dirigen tus programas.

    ResponderEliminar
  8. En MTV también nos pedían que fuéramos redactores/realizadores/guionistas/editores/productores o, como nos decían, profesionales todo terreno. Aún recuerdo con vergüenza la primera vez que tuve que sentarme a realizar un programa (era una lista de ventas que se hacía con una sola cámara, algo fácil, pero es que lo mío es juntar comas, no componer un plano), sintiéndome, además de usurpador, mal profesional. Tampoco lo pasé bien peleándome con los betacames para montar a corte cutrepiezas cuyo mediocre resultado, para mi eterna mortificación, se emitía públicamente (bueno, previo pago, que es peor)
    TV sucks.
    Fdo: caca con moscas (remember me?)

    ResponderEliminar
  9. Querido cacaconmoscas: Por lo menos tú eres consciente de que te obligan a hacer algo que no controlas. Hay colegas tuyos que encima están convencidos de que lo hacen de puta madre... eso es lo peor. El día que me ponga yo a escribir y salga sin ellos, se van a dar cuenta de que TODOS somos igual de prescindibles. Besicos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario