EL DEPORTE Y YO










Yo soy lo que podría llamarse una deportista intermitente. No es que no me guste el deporte, es que... ¡me da una pereza!... Si os diera la lista de deportes que he practicado, no os lo creeríais: kempo, esquí, senderismo, aeróbic, yoga, natación... Lo malo es que ninguno me dura más de una temporada. Bueno la natación sí, porque soy la reina de la piscina, y ¡del vestuario! La temporada pasada iba a nadar con tres amigas: Raquel, Laura y la Petit Madelein, que es XXS y se ducha, seca y cambia en lo que yo me quito el bañador. Yo... yo necesito más pre-producción, y ellas se descojonan de mí, pero van bien tranquilitas porque se pueden olvidar el gorro, las gafas o el bañador, que en mi bolsa-baúldelapiquer siempre hay repuesto para todo.
Y encima, les sirvo de entrenador personal, porque las tipas se hacen dos largos y se ponen a charlar, como marujas desocupadas. Entonces llego yo y, sin parar, entre respiración y respiración, y en mitad del giro, les doy uno de mis cariñosos gritos: ¡queréis nadar, pedazo de vagas!, y sigo. Yo creía que mis gritos habían surtido efecto, pero, no. Resulta que las desgraciadas se ponen a hablar, me vigilan, y cuando estoy a punto de llegar se dan la voz de alarma: "¡vamos, vamos, que llega la Mazu!"... ¡Qué fuerte!
Entre temporada y temporada semi-deportiva apareció en mi vida una de las tiendas de mis sueños: DECATHLON. ¿Vosotros sabéis las cosas que se encuentran en Decathlon? ¡Madre mía! Si es que las ponen ahí para abrirme los ojos a un nuevo mundo... y luego quieren que me contenga. Si hablamos sólo de natación: gafas-máscara anti-vaho (las tengo), aletas rígidas para manos (las tengo), aletas nailon para manos (las tengo), aletas largas para pies (las tengo), aletas cortas para pies (no las tengo... ¿no las tengo?... ¡oh, oh!)
Esta temporada que no tengo compañía, estoy siendo bastante disciplinada y me hago 60 largos en 45 minutos, que está muy bien para alguien de mi edad y volumen. Así que, en realidad, no es que me dé pereza moverme, lo que me da pereza es arrastrar mi organismo por el orbe terrestre. Estoy deseando que salgan los low cost a la Luna para hacerme una idea de lo que siente Kate Moss cuando pasea.

Comentarios

  1. Magnífico último párrafo.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¿ Low Cost ?... ¿ a la Luna ? o ¿ porque no a la Moon ?...pedante de los cojones,paseo por la Luna o paseo sin gravedad por la Luna o Gravedad cero lunar,o... ¡¡¡ Castellano cojones !!!...y Kate Moss ,como si nosotros no tuvieramos flacas,enfermizas,autoctonas...Kate Moos,Kate Moos.

    ResponderEliminar
  3. Lucas, ¿por qué no me echas un polvo de una vez y liberas esa tensión sexual contenida? A ver si así te parece bien algo de lo que hago... ;)

    ResponderEliminar
  4. Recuerda: tus palabras no eran pedazo de vagas sino pedazo de zorras! Pero nosotras resistíamos al chantaje emocional con tal de meternos en el spa...

    Ay, esos largos sin los surcos de la Mazuecos en la calle de al lado, una mujer convertida en aletas...

    ResponderEliminar
  5. Sí, magnífico último párrafo Anita.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario