EL BIG BANG











No voy a hablar del origen del Universo, sino del efecto que produce mi entrada en cualquier habitación cuando me da por abrir el bolso. Es normal que los tíos hagan la pregunta recurrente: ¿Pero hija, que llevas ahí dentro?, que se equipara al: ¡Parece que ya empieza a hacer bueno!, de la señora María. Lo que ya no es tan normal, es que otras mujeres te pregunten lo mismo. Eso ya te hace recapacitar y plantearte si no llevarás demasiadas cosas.
Si a mí me pilla un desastre natural fuera de casa, sobrevivo fijo. Y por mucho que se rían mis amigos, bajo los efectos de un tornado  sobreviviríamos ellos y yo.
¿Un ejemplo? Hoy no es un día especialmente complicado, eso significa que no llevo nada extraño (para mí): Bolsito para los pen-drives (que entre todos llevo lo menos 70 gigas, que luego no hay dios que encuentre un archivo), bolsito de aseo con productos de higiene femenina, bolsito de aseo con productos de higiene unisex (que incluye bálsamo labial, crema de manos, toallitas húmedas, desinfectante de bolsillo...) bolsito específico para higiene dental, cartera, funda para lima de uñas de fibra de vidrio, cámara de fotos (por si aparece George Clooney), papeles del coche (que llevan dos meses en casa, y como me pare la policía me va a crujir), recipiente con 200 cc de leche de soja para mezclar con sobre de polvos sustitutivos de comida (que también llevo), manojo de llaves que ya lo quisieran para ellos algunos porteros, bolsito con disco duro externo (porque yo con los pens no me apaño, que tengo mucha vida interior), gafas de sol, gafas de ver... y no sigo porque, hasta que no lo ves, no lo crees. Pero sé de más de una que ahora mismo está haciendo una lista paralela con lo que me he olvidado.
Las de la foto son Iris y Yolanda, para las que ver el contenido de mi bolso esparcido por una mesa, es el pan nuestro de cada día.

Comentarios

  1. Nenicaaa!!! se te ha olvidado nombrar tu nueva adquisición! Ese cesto de caperucita roja del siglo XXI del que yo soy fan.

    ResponderEliminar
  2. TIA ERES LA DEL ANUNCIO DEL BURGER KING!!!!ESA QUE VA CON GAFAS Y EL BOLSO EN EL HOMBRO LLENO DE DINERO...PERO TU SIN DINERO!!!!

    ResponderEliminar
  3. Tu bolso lleno de "todo",no deja de ser,uno de los tentaculos de tu amigo "Diogenes "...lo que te hace falta es...que tu italiano hacedor de pizzas y milagros,le meta mano tambien a el.

    ResponderEliminar
  4. Mi italiano se me va.... Buaaaaaaaahhhh!!!!! Dios qué presión, mes y medio sin supervisión directa... No sé si voy a ser capaz de superar esta prueba!!!!

    ResponderEliminar
  5. Corre, antes de que se vaya supernani un curso acelerado para el bolso... aunque tiene que estar que echa humo. Te deja sin cremas, neceseres ni pendrive, sólo disco duro, cartera y te dejará unos clinex porque le des pena.
    Pero ana, que serías tú sin tu síndrome bolso???

    ResponderEliminar
  6. El bolso de Ana es minimalista, o no habéis visto su casa?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario