¿DIVORCIADAS DESQUICIADAS?

Dice mi amigo Klett, que, por cierto, tiene la patatita perjudicada, pero aún así no deja de fumar el jodíochico (*patata=corazón), que DIVORCIADAS DESQUICIADAS es un nombre que suena a "feminista amargada". Nada más lejos de la realidad. Es, más bien, un homenaje a una serie que nos gusta a muchas (y muchos) MUJERES DESESPERADAS, que tiene mucho que ver con nosotras, porque, ¿quién no ha tenido alguna vez un vecino asesino en su urbanización de lujo? ¿quién no queda con las amigas para jugar al póker y poner a parir a sus santos y ex-santos? Bueno... esto último quizá sí. Nosotras somos más de "vámonos a andar, Mari, hablamos más que andamos, y luego nos tomamos un café con churros y sacarina". Y como, aunque no estoy desquiciada (hasta aquí llega el eco de vuestras risas), sí estoy divorciada y sé que sois legión: ¡Chicas, Feliz Día del Padre Ausente! Tenemos un finde largo para ponernos monas y quemar la calle. Pero atentas, poneos en marcha esta misma tarde, que el domingo llega antes cuando los niños no están en casa, ¿o no?
Pues ¡hala!, dicho esto me voy a una Asamblea, que está la cosa que arde.
Seguiremos informando... ¡Ah!, Carlitos, cariño, ¡DEJA DE FUMAR!

Comentarios

  1. El café con churros y sacarina no hay quien se lo crea,darling, es mejor nadar con aletas hasta en las pestañas y luego ponerles a parir bebiendo cervezas, después de que te abran los chakras...
    Besoooos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario